Justicia virtual, internet de paquetito y afectación de garantías. (A dos voces)

Valentín Medrano Peña

Por: Valentín Medrano Peña y John Garrido.

La tecnología va a un paso tan acelerado que hace ver como prehistóricas a otras ciencias. Basta ver una película de dos años atrás y el uso de tecnología de la comunicación que se emplea y vemos como de un año a otro el avance parece gigantesco. (JG).

La tecnología ha servido para muchas cosas buenas y muchas cosas malas, por ello la ciencia jurídica ha establecido los delitos informáticos o por medio del uso de tecnología, ya que a través de ella se nos espía, legal e ilegalmente, se nos roba, se nos difama, se nos mata, se nos daña en la intimidad y el pudor, es decir que se pueden cometer casi todos los crímenes y delitos que conocemos a través del uso de la tecnología. Y ni que hablar de la piratería y jaqueos informáticos, que hacen que los procesos con base en internet y computadoras, por su nivel de vulnerabilidad tengan que ser asegurados por vía de la ciberseguridad o ciberdefensa. (VMP).

Por otro lado el sistema de justicia dominicano, varado en el pasado, ha sido atacado históricamente por plagas internas y externas, siendo el populismo la peor afectación que ha sufrido, pues se instituye en un virus que ataca su independencia, uno de los dos pilares constitucionales en que debe servirse el plato de la justicia, y que a su vez contagia al otro, la imparcialidad. (VMP).

El socavamiento de la independencia judicial ha sido una labor constante, sobre todo desde la cúpula del sistema, la que siempre ha pretendido controlar las decisiones judiciales y fundar su visión del qué y cómo judicial. (JG).

A causa de ello, y como manifestación de la pretensión de control, se dispuso la instalación fija de inspectores en los diferentes tribunales, lo que no tiene ningún sentido pues éstos no participan en labores preventivas sino a consecuencia de la comisión de un hecho considerado incorrecto. Esto constituía una labor de espionaje y chantaje y contraindependencia judicial desde el mismo Poder Judicial. (VMP).

Ahora la justicia quiere ser digital y virtual, saltando el desarrollo escalonado de los procesos, al menos eso pretende su históricamente nefasto Consejo. Lo que podría constituir una forma más directa y a circuito cerrado de espionaje y control decisional desde la más alta esfera. Ya se especulará de las llamadas por vía de mensajes autoborrables de Telegram durante las deliberaciones para disponer un resultado u otro. Una justicia de Atari y a control remoto que no encuadra con nuestra realidad, con la deuda social de verdadera justicia, con el nivel de atraso que observamos y la reconocida brecha digital. (VMP).

Todo el mundo a nivel judicial quiere dejar una impronta de aportes, pero nadie la mete el pico al verdadero y único problema, la calidad de las decisiones judiciales, que la más de las veces parecen las viejas sentencias hechas por las oficinas de abogados y que el juez solo firmaba, ufff es que tenemos una historia muy rica de decisiones amañadas, pero en la actualidad parece que los jueces son el sexto hombre del quinteto de la administración pública, y cuál Batman judicial! siempre tienen una creatividad para justificar los desmanes del poder, he ahí el punto de fortalecimiento de la corrupción y la impunidad de unos pocos versus la injusticia de la mayoría. (VMP).

En la primera semana de apertura virtual de audiencia pasaron varios acontecimientos que nos retratan al desnudo como sociedad y muestran las falencias que habrá de enfrentar la justicia virtual. (JG).

Un tribunal suspendió una audiencia virtual porque el abogado de uno de los sujetos del proceso tenía internet de paquetito. Antes de suspender la audiencia el “honorable”, así se le llama a los jugadores en dominicana, le advirtió al abogado diciéndole que -“si su internet es de paquetico no conoceré la audiencia, ya que eso me puede hacer perder tiempo si se le agota el internet”-. (JG).

El internet por paquetito es una forma de adquirir internet prepago y en cantidad limitada, el cual produce una desconexión al agotarse, es el de mayor uso a causa de los niveles de ingresos bajos de la población, entre ellos los abogados, muchos de los cuáles no pueden tener un internet fijo e ilimitado, con lo cual se afectaría el derecho al trabajo, el ejercicio de una profesión liberal y digna protegida por la Convención para el Ejercicio de Profesiones Liberales del 1902, el derecho al abogado de elección y el acceso a la justicia. (JG).

El manejo que el juzgador le da a la audiencia virtual puede constituirse en una seria amenaza a los derechos fundamentales de los sujetos procesales. Es tarea del tribunal asistir y sortear aquellos inconvenientes que se puedan presentar en dicha audiencia. Hacer lo contrario viola Derechos. (JG).

Otro tribunal en el país, durante la celebración de una audiencia virtual, decidió aplazar sin consultar a las partes, por el hecho de que uno de los abogados no podía verse en el monitor adjunto a su representado. El abogado se escuchaba bien, pero su paquetito no le daba para verse claramente. ¿Quien pagó este arbitrario aplazamiento? El arrestado, que permaneció preso e indeciso, y quien es por lo regular el que paga estas deficiencias. (JG).

La virtualidad tiene muchas virtudes, pero entre sus lacras está que sirve tanto para seguridad como para inseguridad, y que es la forma más efectiva de espiar y chantajear, y no tenemos razón alguna para pensar que no ocurrirá. (VMP).

SHARE