La UNESCO financia iniciativas para impulsar las industrias creativas

Insta a los responsables a incluir la cultura en sus planes de recuperación

París, 5 de febrero – El Comité Intergubernamental de la Convención de 2005 de la UNESCO sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales se reunió esta semana, en momento en que la pandemia de COVID-19 ha provocado una crisis cultural profunda y sin precedentes. La pandemia ha puesto de manifiesto retos fundamentales, especialmente la precariedad de los artistas, y el riesgo de estandarización de los productos culturales si no se promueve la diversidad cultural. En 2021, mientras el mundo celebra el Año Internacional de la Economía Creativa para el Desarrollo Sostenible y se negocian planes de recuperación en todo el mundo, la UNESCO pidió a los Estados que no ignoren la cultura.

“La próxima recuperación determinará quiénes seremos en los próximos años. La cultura no puede ser olvidada en los planes nacionales, porque no habrá recuperación económica sin cultura”, declaró Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO. “La UNESCO está movilizada y hace un llamamiento a todos los actores para que se sumen a estos esfuerzos de forma colectiva”, añadió.

De hecho, el Comité aprobó la financiación de iniciativas que impulsarán las industrias culturales y creativas en los países en desarrollo de todo el mundo, durante su reunión anual, celebrada en línea del 1 al 6 de febrero. (ver los proyectos seleccionados más abajo).

Durante la reunión del Comité tuvo lugar un debate de alto nivel de la serie ResiliArt, en el que se celebró el Año Internacional de la Economía Creativa para el Desarrollo Sostenible, “Reconstruir mejor a través de la economía creativa”. Los participantes debatieron sobre cómo los artistas y creadores se están adaptando en respuesta a la pandemia, y subrayaron que necesitan un mayor apoyo de los gobiernos y de las organizaciones regionales e internacionales.

El debate reunió a Jean-Michel Jarre (músico y Embajador de Buena Voluntad de la UNESCO), Adberrahmane Sissako (director de cine), Thomas Steffens (director general de Primephonic), Vanja Kaludjercic (directora del Festival Internacional de Cine de Rotterdam), Victoria Contreras (fundadora y directora general de la Asociación Conecta Cultura de México) y Álvaro Osmar Narváez (Secretario de Cultura de la ciudad de Medellín, Colombia, Ciudad Creativa de la Música de la UNESCO).

Durante el debate, Jean-Michel Jarre afirmó: “En esta pandemia vemos películas, escuchamos música y leemos libros. Nuestros museos y teatros son servicios públicos. Estas necesidades primordiales de la vida humana están en peligro y tenemos que preguntarnos a nosotros mismos y a nuestros gobiernos si queremos salvar la cultura. La pandemia debe unirnos para trabajar juntos”.

Por su parte, Abdherrahmane Sissako señaló que “muchos países africanos carecen de estructuras y políticas que tengan en cuenta el papel de los artistas en la sociedad. Muy pocos artistas ganan dinero y cuando ocurre un drama como la pandemia las consecuencias son graves para los artistas y la creatividad. Debemos aprovechar esta oportunidad para recordar a los poderes públicos la fragilidad de la humanidad sin cultura”.

Lista de proyectos seleccionados:

Cada proyecto recibirá más de 70.000 dólares del Fondo Internacional para la Diversidad Cultural (FIDC). Con la atribución de este año, el FIDC habrá apoyado 120 proyectos en 60 países en desarrollo con más de 8,7 millones de dólares desde 2010.

Evaluación de las industrias culturales y creativas de Jamaica, propuesta por la Corporación de Desarrollo Empresarial de Jamaica (JBDC), trazará un mapa de las industrias culturales del país para crear un sistema sostenible de gobernanza cultural en Jamaica. A través de una perspectiva de género y un enfoque inclusivo y dirigido por la comunidad, el proyecto prevé una evaluación económica de las industrias culturales y creativas y el diseño de una estrategia nacional para desarrollar el sector.

Nidos culturales, que apoya a las empresas emergentes culturales indígenas, propuesto por el Centro de Investigación en Comunicación Comunitaria A.C. de México, promoverá seis empresas indígenas de nueva creación en tres estados de México mediante programas de formación, financiación inicial, un proceso de preincubación y la creación de un sitio de comercio electrónico.

Fortalecimiento de la participación de la sociedad civil en el desarrollo de políticas culturales en Camboya,propuesto por Cambodian Living Arts, creará una nueva asociación para representar a las industrias culturales y creativas en Camboya con el objetivo de fortalecer la capacidad de la sociedad civil y de quienes trabajan en las industrias culturales y creativas, además de apoyar la elaboración de políticas y la promoción.

Fortalecimiento de la escena de la danza contemporánea en África Oriental, propuesto por la Organización Muda Africa de Tanzania, beneficiará a 45 artistas de la danza, en particular mujeres, de Rwanda, Uganda y Tanzania a través de la creación de una red y de un portal web que ofrecerán capacitación coreográfica y llevarán a cabo la promoción de políticas.

Desarrollo de las capacidades de las mujeres y los jóvenes creadores para una política cultural inclusiva en Honduras, propuesto por la Asociación Mujeres en las Artes “Leticia de Oyuela”, apoyará la participación de la sociedad civil, creará un comité nacional y una plataforma de intercambio de conocimientos. También prevé la organización de encuentros nacionales.

Igualdad de género para la diversidad cultural, propuesto por la Asociación Escena Cultural Independiente de Serbia, llevará a cabo actividades de mapeo, formación y tutoría para apoyar a las mujeres que inician sus propios negocios en Serbia. También creará una red de industrias culturales y creativas.

Honduras y la República Unida de Tanzania se beneficiarán por primera vez este año del apoyo del Fondo Internacional para la Diversidad Cultural. Seleccionados entre 1.027 solicitudes de 102 países, los proyectos mejorarán el desarrollo de políticas y medidas culturales de probada eficacia, impulsarán el emprendimiento cultural en las comunidades indígenas, ampliarán la participación de la sociedad civil, las mujeres y los jóvenes en los procesos de elaboración de políticas culturales, y apoyarán la movilidad de los artistas. Los proyectos pretenden reforzar la resistencia de las industrias culturales y creativas, que se han visto gravemente afectadas por el COVID-19, y hacer que la cultura sea más accesible para todos.

SHARE